Núm. 9 (2016)

Alicia Villarreal, La enseñanza de la geografía, 2009-2010, Santiago, Chile.

Alzaprima como revista de investigación y divulgación le- vanta sus artículos e indagaciones “alzaprimas” desde las diversas y complejas territorialidades que configuran las artes, la teoría crítica y el patrimonio.

No obstante ello, este número ha querido asumir ex profe- samente el tema de la educación en tanto asunto público, cuya urgencia, nacional y global, compromete también la reflexión teórica, la educación por el arte e incluso la pro- ducción artística misma.

Y es que la crisis de la educación en Chile visibilizada des- de el estudiantado y los movimientos ciudadanos, ha exi- gido una discusión que aspira a ser asumida por el mayor espectro social posible. Si bien asuntos como la calidad, gratuidad y lucro son adjetivaciones que sintomatizan los nodos más evidentes de esta crisis, creemos que el tema de fondo es la producción de un nuevo paradigma en que la equidad social y plural se traduzca en el ejercicio de de- rechos y deberes singulares.

En este contexto las universidades se esfuerzan para le- vantar un tipo de investigación que intente dar respuesta a dichos emplazamientos (y desplazamientos), cosa que, a su vez, les obliga a revisar sus roles y en consecuencia complejizar el sentido de sus enseñanzas y organización institucional. Complejizar, entonces, refiere a la expan- sión del tejido social y en nuestro caso artístico-cultural.

Un aspecto interesante de este proceso radica en el recono- cimiento de aquellas prácticas artísticas que ocurren fuera de su espacio formal tradicional, lo que significa pensar en un campo académico expansivo y en prácticas artísticas coherentes con ello; esto es ingresar a un paradigma en que la vetusta y maniquea dicotomía: “dentro-fuera de los territorios” se ve complejizada por un territorio permea- ble e infinitamente estallado por focos autopoiéticos, en que lo existencial interior es, al mismo tiempo, lo social exterior, y viceversa.

Y allí está el reto universitario: ingresar, incluso adelantar en un “tempo” antropológico distinto, en que la historia del pasado no revista (sólo) nostálgicas vueltas atrás, sino su actualización en un presente cuya textura y fluidez per- mita todos los actos y pliegues temporales posibles.

Publicado: 2020-09-07