Archivos - Página 2

  • Vol. 33 Núm. 369 (1956)

    Don Enrique Molina. Desde su fundación, hace treinta y siete años, Don Enrique Molina rigió los destinos de la Universidad de Concepción. En tan largo lapso su espíritu creador y su voluntad sin quebrantos, estuvo constante y fervorosamente al servicio de este plantel universitario. El nombre de don Enrique Molina a quedado unido al nacimiento, formación y madurez de la Universidad penquista. Puede él, desde el lugar de su descanso, que tan bien ganado se tiene, comprobar con gozosa satisfacción que los esfuerzos de su inteligencia y dinamismo fructificaron magníficamente. 

  • HOMENAJE A ORTEGA Y GASSET
    Vol. 33 Núm. 367-368 (1956)

    Misión de la Universidad. La reforma universitaria no puede reducirse a ni siquiera consistir principalmente en la corrección de abusos. Reforma es siempre creación de usos nuevos. Los abusos tienen siempre escasa importancia. ´Porque, una de dos: o son abusos en el sentido más natural de la palabra, es decir, casos aislados, pocos frecuentes, consuetudinarios, pertinaces y tolerados, que no ha lugar llamarlos abusos. En el primer caso es seguro que serán corregidos automáticamente; en el segundo fuera vano corregirlos, porque su frecuencia y naturalidad indican que no son anomalías, sino resultado inevitable de los usos que son malos. Contra éstos habrá que ir y no contra los abusos.   
  • Vol. 12 Núm. 126 (1935)

    1935.  En América el año se sepulta sin ruido. Quizás sea mejor. En Europa en cambio, cae abrasado en llamas como un avión. La guerra italo-etíope, eje de toda la alteración de las relaciones entre los países que hicieron juntos la gran jornada civilizadora de 1914... ha acumulado sobre Europa una tensión casi angustiosa. Un horizonte de tormenta, ciñé el contorno del continente de la cultura.

  • Vol. 12 Núm. 125 (1935)

    INQUIETUD EN BRASIL.  Heráclito Lobato, uno de los escritores del Brasil actual, decía en octubre de este año, refiriéndose a la juventud de su país: No es posible quedarnos inactivos a la vera de la encrucijada. Estamos a no dudarlo en el pórtico de un mundo nuevo, de una verdad nueva; pero hay tantos caminos que prometen llevarnos a ella que no sabemos por cual decidirnos.

  • Vol. 12 Núm. 124 (1935)

    HERNÁNDEZ CATA.  Es sin duda práctica excelente de algunos gobiernos de América Hispana la de designar en las misiones diplomáticas a los más prestigiosos intelectuales. Se ha dicho que esta costumbre fué iniciada por la República española; pero lo cierto es que es costumbre antiquísima, abonada por el hecho de que tales misiones tenían además del carácter protocolar, un fino sentido de comprensión y de justicia para el hombre de letras.

  • Vol. 12 Núm. 123 (1935)

    EUROPA ENLOQUECIDA.  Europa no escarmienta. Y es sin duda un triste balance el que ofrece la actualidad del mundo, en esta hora de agresividad extrema, en que parece perdido el control de la paz. ¿Han fracasado los pacifistas que después de 1918, entregaron toda su energía a combatir la guerra? Después de esa fecha, la literatura de guerra alcanzó proporciones nunca vistas. Todo el mercado editorial del mundo, puede decirse estuvo destinado durante varios años a alimentar la avidez de los hombres que pedían nuevos documentos condenatorios de la guerra.

  • Vol. 12 Núm. 122 (1935)

    BARBUSSE.  En el Hospital de Kremlin, a pocos pasos del sarcófago en que reposa Lenin, murió Henry Barbusse. El mismo no lo hubíera creído, aunque en espíritu, el autor de "El Fuego", vivía ya en medio de la revolución rusa.

  • Vol. 12 Núm. 121 (1935)

    EL CENTENARIO DE CARDUCCI.  En estos días se ha celebrado, por cierto que académicamente, el centenario del nacimiento del gran poeta italiano Giouse Carducci. Vale la pena rememorar aquella su airada observación; "Italia no tiene muchos escritores y eso es demostración de que aún le queda una fibra de los antiguos riñones". Ocurría esto en un año de 1800 y tanto. Porque para Carducci era necesario que no hubiera tanto declamador estéril, tanto retorizante hueco y ensoberbecido.

  • Vol. 12 Núm. 120 (1935)

    TREGUA TARDÍA.  Por fin la tregua del Chaco. Tarde, sin duda, porque el acuerdo firmado por los cancilleres en Buenos Aires, el día 12 de junio, pudo ser firmado antes. Antes de la matanza inútil, de la matanza estéril, que mantuvo suspendida sobre América hispana la amenaza de un conflicto continental.

  • Vol. 12 Núm. 119 (1935)

    ¿Y LA PAZ?. Hay una promesa de paz en América. ¿Será ello posible? Las conferencias de Buenos Aires, permiten suponer que por lo menos se logrará hacer cesar el sangriento conflicto del Chacao. Es decir, paralizar las hostilidades mientras los cancilleres discuten en la tranquilidad del Gabinete, las condiciones y las garantías que reclaman cada uno de los beligerantes.

  • Vol. 12 Núm. 118 (1935)

    PERIPECIA DEL ESCRITOR.  También hay un drama del escritor, mal que pese a los que suponen que el escritor es un ser sin dramas, puesto que vive dedicado a forjarlos, o a examinar el drama de los otros. Pero vive suspendido sobre un abismo y es, menos el receptáculo de las inquietudes actuales que el espectador de su propia e inevitable amargura.

  • Vol. 12 Núm. 117 (1935)

    LA LOCURA DEL MUNDO. La actualidad mundial está toda consagrada a la posibilidad de una guerra europea. La carrera armamentista alcanza ahora una tensión inusitada, acaso como nunca se sintió en otras épocas. Cifras fantásticas del presupuesto de las naciones se fijan para la construcción de armamentos. Se ha olvidado por completo la dura experiencia de 1914 y como si el mundo hubiera alcanzado una época de superabundancia  y no existieron las masas de famélicos, se está entregando a la destrucción el tesoro destinado a salvar por otros medios a la humanidad angustiada.

  • Vol. 12 Núm. 116 (1935)

    EL DRAMA DE LA JUVENTUD. Es Mauriac el que alguna vez ha dicho que él pertenece a una generación sin maestros. Entre escolares y universitarios vacilantes, y entre escritores sin orientación alguna, discurrió gran parte de la vida del novelista. Pero, si en Europa es posible que un escritor confiese este desgarrón íntimo y doloroso, ¿cómo empezar la requisitoria en estas tierras de la incertidumbre y de la vacilación?. Falta el héroe. Más que el héroe el conductor de la juventud.

  • Vol. 12 Núm. 115 (1935)

    1935. La fecha no evoca nada. La cifra se cierne vacía de contenido. Pero la esperanza, como la caja de Pandora, está viva y oculta. Tal es el sino. El año literario fecundo que acaba de pasar, promete también un año tanto o acaso más fecundo. Quizá si la saturación nos impida, como en otro tiempo, entender que a mayor cantidad de libros sucede una mayor atonía, porque el que nunca ha podido satisfacer su hambre, al tener cerca el alimento, sufre de hartazgo. 1935 verá muchas cosas. Entre ellas quisiéramos desde luego, el término de esa guerra monstruosa del Chaco, que no es sino la negación de la cultura americana, por la que tanta tinta se ha derramado.

  • Vol. 11 Núm. 114 (1934)

    FINAL DE AÑO.  Con este número nuestra revista colma un nuevo año de fecunda labor en beneficio de la cultura chilena. No está bien, quizá, que lo digamos nosotros mismos. ¿ Pero quién podría decirlo con más justicia y con más segura evidencia? Hasta nosotros llegan de todo América, de todos los rincones de esta América que comienza a entender que la cordialidad debe ser la ley en el comercio intelectual, palabras de afecto, voces fraternas, aliento,esperanza. De donde menos pudiéramos imaginarlo, llegan finos acentos de estímulo.

  • Vol. 11 Núm. 113 (1934)

    UN PROGRAMA LITERARIO.  Una gran vida editorial supone un paralelismo con el conocimiento literario más o menos hondo de las alternativas e influencias sufridas por la literatura del país, en donde tal movimiento de publicidad se produce. Chile está ahora ebrio de publicidad, y las vitrinas de las librerías de la capital, muestran cada semana innumerables novedades de libros nacionales lanzadas sin interrupción por las varias casas editoras que se han establecido, pero la mayoría del público lector, continúa ignorando todo lo que se relaciona con el proceso literario chileno.

  • Vol. 11 Núm. 112 (1934)

    UN PROBLEMA DIFÍCIL.  El problema sexual actual es uno de los problemas más obscuros y difíciles de Chile. ¿ De Chile solamente? En general, de todos los países en los que sobre la corteza moderna, domina la herencia espiritual del coloniaje. Con lo cual nos referimos a todos los países de extracción indohispana. La palabra sexo es palabra proscrita.  Por lo menos lo fué durante muchos años. Lo fué por razones de moralidad, según se decía, aunque el sexo continuara ejerciendo, en la obscuridad, su dominio indisputable. Se convino en mantenerlo relegado, en destierro perpetuo. Se vengaba desencadenado terribles tragedias.

  • Vol. 11 Núm. 111 (1934)

    POLÍTICA E INTELECTUALES.  En Francia las revistas literarias han planteado en sucesivas encuestas el estado político y la posición del escritor después de los sangrientos sucesos de Febrero en París. Hay diferencia, por cierto, entre la pasividad de torre de marfil de los escritores americanos y la de estos intelectuales franceses que abandonan por un instante su postura eminentemente pacífica y se consagran a examinar el porvenir de sí mismos.

  • Vol. 11 Núm. 110 (1934)

    EL DOLOR DE AMÉRICA. El tajo abierto en el Chaco lleva ya más de dos años de estéril hemorragia. Nada ha hecho América por cerrar esta herida por la que dos naciones se desangran lentamente. Sobre el parapeto alto de la meseta están acodados los demás países mirando el espectáculo de horror en la baja zona chaqueña. Todos los americanos e hispanos americanismos con que nos han martilleado los oídos desde hace más de medio siglo; todos los propósitos de paz y solidaridad con que las cancillerías han derramado por el mundo, en documentos oficiales, su tinta protocolar; todos los entorchados rumbosos y faltos de autenticidad que han desfilado por los salones dorados, en cortejos de vanidad, han sido inútiles, vanos y pueriles.

  • Vol. 11 Núm. 109 (1934)

    APRECIACIÓN DE D' HALMAR.  Saludamos a Augusto D' Halmar  a su regreso a la patria. Lo saludamos en nombre de esa patria ideal que llevamos en lo mejor de cada uno de nosotros, y que es, a fin de cuentas, la que hace justicia - justicia tardía pero duradera. Le damos la bienvenida junto con esta generación joven, que ya le admiraba y le leía antes de conocerle en carne y hueso, así como entre nosotros todos le queríamos y algunos imitábamos en la hora plástica de la mocedad.

  • Vol. 11 Núm. 108 (1934)

    EL CONDE KEYSERLING Y SU LIBRO SOBRE SUDÁMERICA.  Alemania, patria y ambiente social del conde Keyserling, parece un invento colectivo para desmentir el rigor de las leyes antropogeográficas.  Siendo un medio que extirpa masas en ves de atraerlas, tiene todas las complicaciones de la etnología híbrica, hallándose incrustada en el corazón de Europa, posee una curiosidad universal; estando matizada por las nieblas nórdicas; hace gala de un sentimentalismo que supera al de la Europa meridional y ofrece íntimos puntos de contacto con la índole de los tropicales.

  • Vol. 11 Núm. 107 (1934)

    LA RESTAURACIÓN DE LA RAZÓN.  ¿Qué es lo que descompone esta tarde de verano? Hay en ella cuánto pudieran exigir el corazón y los sentidos, todo lo que debiera incitarme, lo que a mí, otras veces, en parecidos días, me colmaba de un hondo sentimiento de la vida y una clara energía mental. El sol se cierne sobre el monte y el río; el aire se estremece con el perfume de las rosas; el cielo está alto y azul.

  • Vol. 11 Núm. 106 (1934)

    LA UNIVERSIDAD DE CONCEPCIÓN. La Universidad de Concepción y las inquietudes sociales. En el presente mes cumple nuestra Universidad quince años de vida. Aunque este número de años significa un tiempo muy corto. para el desarrollo de institutos de estudios superiores es un aniversario que a los que hemos asistido al difícil nacimiento de esta obra, a los que hemos participado con amor en todos sus pasos y a los universitarios en general nos llena de regocijo.

  • Vol. 11 Núm. 105 (1934)

    EN LAS RIVERAS DE PARANÁ-GUAZÚ (pequeñas notas de viaje). Ninguna vinculación nos ataba a ese inmenso desierto verde que es la pampa. Pero al mirarlo experimentábamos la sensación perfecta del océano. El horizonte se extendía hasta un límite inalcanzable para la mirada recelosa del hombre de la ciudad. Una línea curva y diáfana ceñía los confines remotos. Todo era llanura, llanura y llanura verde, sin un árbol, sin una loma, en vastos espacios semejante a la monotonía que el mar impone en ciertas horas y en reacción con ciertas posturas espirituales.

  • Vol. 10 Núm. 104 (1933)

    BALANCE ECONÓMICO 1931 - 33.  Dentro de poco se publicará en San Francisco, Estados Unidos, una traducción al inglés, de "La eterna crisis chilena". El autor agregó a esta edición un capítulo especial que trata de presentar una síntesis del desarrollo económico del país durante los últimos tres años. Nos complacemos en ofrecer a nuestros lectores este capítulo.

26-50 de 92